jueves, 26 de febrero de 2015

Fritos de carne.



Ayer había hecho filetes a la plancha, los tenía adobados con perejil y ajitos. Hoy me habían sobrado dos, insuficientes para los cuatro que éramos a la mesa y como tuve un par de juicios por la mañana, tampoco me dio tiempo de hacer más compra. Esta receta es como el milagro de los panes y los peces, con ella puedes hacer una gran fuente de comida, es barata, sencilla y bastante rápida, creo que me ha llevado unos veinte o veinticinco  minutos más o menos.

Necesitamos:



Los filetes que nos han sobrado, yo tenía dos muy bien adobados, pero les he raspado con el cuchillo los trocitos de ajo porque en mi casa no nos gustan. Si os agrada el sabor a ajo, yo os recomiendo que se lo quitéis a los filetes y los pongáis en el vaso de la batidora o thermomix.
También necesitamos un vaso de agua de leche (entera o desnatada a gusto), 5 cucharadas soperas de harina bien colmadas, una cucharada sopera de royal y otra de bicarbonato ( si no lo tenéis no pasa nada, pero quedan más esponjosos), un poco de pimienta recién molida, una cucharadita de sal y un huevo grande.
Los filetes los cortamos en pedazos no muy grandes, después de haberles retirado los pellejitos y los nervios, resulta muy desagradable encontrártelos al comer el frito. Los dejamos en espera. En el vaso de la batidora o thermomix ponemos todos los ingredientes (a excepción de la carne por supuesto), harina, leche, royal, bicarbonato, huevo, sal y pimienta, creo que no se me olvida nada, y lo batimos muy bien. A continuación, en el mismo vaso de la batidora, echamos los pedazos de carne y revolvemos con una cuchara sopera que sea bastante grande, así luego ya nos servirá para los fritos. Ponemos una sartén con aceite al fuego y mientras se calienta preparamos una tabla de cocina con varias capas de papel de cocina encima y la situamos cerca. Cuando el aceite esté bien caliente, con la cuchara sopera vamos poniendo cucharadas en la sartén cuidando de que en cada cucharada de líquido vaya un pedazo de carne, los doramos por ambos lados y a escurrir al papel de cocina. Se hacen rápido. Cuando ya los hemos freído todos, los podemos colocar en una fuente sobre un fondo de lechuga y están muy buenos. Es un remedio socorrido para cuando tenemos algún filete "viudo" o incluso restos de carne picada cruda. pues alguna vez también los he hecho así. 
Por cierto, si en algún momento en vuestro frutero hay unas manzanas un poco feas, de esas que ya nadie se quiere comer y que acabarás tirando, os recomiendo que probéis a hacer los fritos de manzana, solo hay que suprimir los ajos, la pimienta y cambiar la sal por azúcar y la carne por trozos de manzana. Cuando los tengáis fritos, se espolvorean con azúcar molida mezclada con canela y es un postre fácil y rico.