martes, 3 de marzo de 2015

Coulant de chocolate

Como no podía ser de otra manera hay que tomar todos los días un postre rico que nos alegre y endulce el día, esta receta me la ha pasado mi amiga Pamela, otra fan de la thermomix a la que cuidamos y mimamos con una entrega incondicional todas las amantes de la cocina. Como siempre he hecho algunas variaciones sobre la receta original, algunas voluntarias, otras fruto de la improvisación.

Necesitamos: 250 gramos de chocolate negro rico rico, aunque he pensado que hay un chocolate valor negro con almendras que debería de estar bueno para esta receta, en cuanto lo pruebe os lo cuento. Seguimos; cinco huevos, 200 gramos de mantequilla, bueno pues yo sólo tenía 100 y decidí añadirle margarina hasta completar, tampoco había así que lo completé con aceite de girasol que tengo siempre para algunos bizcochos, lo dicho vale cualquiera de las tres cosas. Necesitamos también 120 gramos de azucar, 90 gramos de harina,una pizca de sal y yo le he añadido una cucharadita de bicarbonato (para que quedarán esponjosos y doy fe de que lo estaban).

Primero troceamos el chocolate en la thermomix, no tiene secreto a velocidad 10 hasta que quede fulminado.  A continuación añadimos la mantequilla, margarina o aceite de girasol, en mi caso mitad y mitad y lo ponemos a 80 grados, tres minutos, velocidad 3. Paramos e incorporamos los huevos, la sal,  el bicarbonato y el azúcar y otros 30 segundos a velocidad 2. Finalmente la harina y repetimos la operación, 30 segundos a velocidad 3. Seguro que ya están perfectos.

Ahora la receta para las que no tienen thermomix, derretimos la mantequilla unos segundos (15 aprox.) en el microondas, la batimos mucho con el azúcar hasta que quede como una pomada, es entonces el momento de añadir los huevos y seguir batiendo mucho. Cuando tengamos una masa homogénea añadimos la harina y la incorporamos bien. Finalmente añadimos el chocolate previamente derretido en el microondas, la pizca de sal y el bicarbonato. Ya están.

Necesitamos unos moldes de flan individuales o de silicona de esos que traen ya los agujeros para seis pastelitos. Con un pincel o a dedo los embadurnamos un poco, aunque a los de silicona no les hace falta pero por si acaso. Si ya vamos a preparar los coulants, ponemos a calentar el horno a 200 grados , rellenamos los moldes y los metemos en el horno caliente 6 minutos justos, ni uno más ni uno menos.

Si solo queréis sufrir viéndolos y flagelaros pensando en la operación bikini, podéis congelarlos y sacarlos cuando los kilos hayan ido a menos, en ese caso hemos de calentar el horno a 180 grados y dejar hacer los coulants durante 16 minutos. Yo creo que en algunos restaurantes los tienen hechos y los meten en el microondas unos segundos, pero no me atrevo a daros esta opción porque no la he probado. Si alguien experimenta y sale bien, que me lo cuente.

Para desmoldar los coulants, es mejor dejarlos enfriar dos o tres minutos, recién salidos se suelen romper. La presentación, pues para gustos, en mi casa ha habido dos opciones con nata o con helado de tuti fruti, pero con el de vainilla, mandarina o dulce de leche están también buenísimos y queda estupendo el contraste del chocolate caliente con el frio del helado. Para los más austeros, espolvoreando un poquito de azúcar glas. 



Este es el mío, con rico helado de tutti fruti.


Este con nata.