martes, 10 de marzo de 2015

Lasaña de grelos y jamón.

Yo creo que no debe de haber muchos gallegos a los que no nos gusten los grelos, por eso he decidido subir esta receta que hice hoy.  Está buena, lleva grelos que es su momento y lo mejor, no se tarda mucho en prepararla.

Necesitamos: un kilo de grelos ( como estaba pillada de tiempo los he comprado congelados), un litro de salsa bechamel ( para las perozosas o las que tienen poco tiempo también la hay envasada, aunque yo nunca la he probado), 300 gramos de jamón serrano y un paquete de láminas para la lasaña, hay varias marcas que ya no hay que remojar las placas e incluso ya la hay fresca de una marca con nombre de batracio.

Lo primero hemos de  lavar los grelos y cocerlos, ya cortados, en agua con sal, durante unos 25 minutos. Los escurrimos y guardamos parte del agua de la cocción.
 Hacemos la bechamel: yo he puesto unas 4 cucharadas de aceite de oliva, he añadido el jamón cortado en trocitos normales ( que no haya que utilizar cuchillo para comérselos) y los he freído, añadimos la harina y vamos formando la base de la bechamel ( en francés creo que se llama roux y suena muy fino pero es, traducido,  poner igual cantidad de mantequilla que de harina). Poco a poco y revolviendo, vamos añadiendo la leche a temperatura ambiente y si queréis acabar antes, pues caliente.  Yo tambien le he añadido un poco del agua de la coccion de los grelos. Hay que remover la salsa a fuego lento hasta que vuelva a hervir unos minutos, luego en el horno seguirá haciéndose.  Probad la salsa y añadid sal al gusto.  No conviene que quede demasiado espesa, vamos a hacer lasaña, no croquetas.

Es el momento de poner a calentar el horno a 200° mientras vamos montando la lasaña.

Buscamos un hueco despejado y nos colocamos cerca todos los bártulos: fuente de horno, placas de lasaña, bechamel y los grelos cocidos y escurridos.
 En el fondo de la fuente ponemos una capa de bechamel, encima una de láminas de lasaña, una de grelos, bechamel, laminas y así hasta que se os acaben los ingredientes o la fuente no admita más. Yo en alguna de las capas he intercalado unos buenos pedazos de queso de tetilla y estaba muy bueno, pero es que a nosotros nos gusta mucho el queso; si queréis que sea un poco" light" podéis omitirlo.  Por cierto, acabamos con salsa bechamel. 

En la parrilla del horno colocamos un papel albal y encima nuestra lasaña, esto no contribuye en nada al sabor, pero evitará que se nos ensucie el horno si algo sale por fuera y tengamos que darle al estropajo. 
Los paquetes de la lasaña suelen indicar el tiempo de cocción y la temperatura, pero si lo habéis tirado, os diré que unos veinte minutos a 180° suele estar lista.

Para las que tienen thermomix la bechamel no tiene secretos, todos los ingredientes de la misma al vaso, tapamos y 7 minutos, temperatura 90, velocidad 4.