domingo, 15 de marzo de 2015

Repollo relleno.

Hoy, repollo relleno. Podéis pensar que rellenar un repollo es como escribir un Padrenuestro en un grano de arroz, pero no es así, si yo lo hice, todos podemos hacerlo.
Esta receta la he copiado de mi tía Laura, que vivia con nosotros y fue amiga y compañera de juegos en mi infancia. La receta la hacía ella a mediados del siglo pasado, osea que ya llovió. Como siempre, he variado algunas cosas, no se si con acierto, pero así nos lo hemos comido y nos ha gustado a todos.

Necesitamos: un par de repollos no muy grandes y que estén muy compactos, apretados, prietos, como una chica con leggins. Medio litro de leche, harina, sal, pimienta, perejil, un diente de ajo, orégano y cualquier cosa que OS guste para aderezar la carne y, lo más importante además de los repollos, la carne picada, sobre medio kilo.
Empezamos por retirar las hojas de fuera del repollo y limpiar bien el cogollo de dentro, sin deshacerlo. Los repollos suelen estar muy apretados en su parte central, están sulfatados por lo que es difícil que tengan bichitos, los vamos a cocer ( esto ya desinfecta mucho), y finalmente deciros que, como decía mi tía Laura, " dichoso el animal que entra por la boca de otro".
Bueno, tenemos el repollo y ponemos una olla grande con agua y sal a hervir, en cuanto lo haga, echamos los repollos y los dejamos durante unos cuarenta minutos más o menos, dependiendo del tamaño.
Mientras ellos se hacen, nosotros cogemos la carne picada y la aderezamos, sal, pimienta, ajos molidos, perejil, un poco de orégano, en fin todo aquello que os guste. Chorrito de aceite en la sartén y la dejamos hacer un poco. Cuando estaba pasada, le he añadido medio litro de nata y la he dejado hacer unos tres minutos. Luego va al horno y se acabara de hacer, sino nos quedará un poco correosa. Tenemos que hacer una bechamel ( o comprarla hecha si estamos perezosos) y,   para los que no les guste la nata o no les convenga, podemos sustituir la nata por bechamel, haciendo una poca más. Mi bechamel la hice con medio litro de leche, un poco del agua de cocción del repollo, cuatro cucharadas soperas de harina y cincuenta gramos de aceite de oliva, sal y nuez moscada a discreción.
Tenemos el repollo, lo retiramos con una espumadera de la olla y los ponemos a escurrir. El agua de cocer el repollo no la tiramos, la podemos aprovechar para una paella de verduras o una sopa ( que es lo que hice yo de primer  plato, parecía la fiesta de exaltacion de la col, sopa de repollo y repollo relleno, pero es antioxidante y muy sano). Ya me he perdido con tanto divagar, un momento tengo que leer por donde íbamos.
Encendemos el horno, a 180°, para que se vaya calentando.

 Tenemos el repollo escurrido, la carne pasada con su salsa ( no os lo he dicho pero debe quedar espesa) y la salsa bechamel, vamos con las filigranas, es broma, es más fácil de lo que parece. Colocamos el primer repollo en una fuente y con un buen cuchillo lo cortamos a la mitad o en cuartos pero sin llegar hasta el final, veréis que con un poco de cuidado se pueden separar las hojas sin destrozarlo, pues entre hojas y hojas vamos rellenando con la carne echando cucharadas soperas y distribuyéndola, que no nos quede muy gordo el relleno sino no parecerá un repollo. Hacemos lo mismo con el otro repollo y cuando acabamos, con las manos limpias por supuesto, tratamos de cerrar el repollo, juntando las mitades o los cuartos. Añadimos nuestra salsa bechamel por encima y,  si lo tenemos en casa, un poco de queso rallado.  Como ya tenemos el horno caliente, metemos nuestro repollo unos veinte minutos en el centro. Todo tiene arreglo, si se hace mucho por arriba, cambiad el horno para que caliente solo por abajo o incluso, si el queso está gratinado, taparlo con papel de aluminio.
En cuanto a la sopa, yo he pelado unas zanahorias, tenia un hueso de jamón y las hojas de fuera del repollo que no estaban muy apretadas. He puesto todo a cocer ,( después de peladas las zanahorias) en el agua del repollo, hasta que las zanahorias estaban tiernas, y entonces he colado el caldo. Las verduras las he puesto en un plato y las he cortado ( muy monas: las zanahorias en rodajas, y el repollo como pude). Al caldo colado le he añadido los fideos y cuando casi estaban hechos, la verdura cortada. Listo y os  digo que si tenéis en casa un bote de garbanzos, se los podéis añadir y estará muy buena.
Primer plato, sopa y segundo, repollo relleno, título del menú: viva la col.

La fotografía no es lo mio, la fuente tiene un aspecto horroroso, pero la culpa fue de la bechamel, yo la tenia muy limpia.