lunes, 23 de marzo de 2015

Torta de fideos chinos con setas.

Cuantas veces probamos cosas que nos gustan y no las preparamos en casa, o bien porque no tenemos ni idea de por donde empezar, o por la pereza que  nos da buscar la forma en que tenemos que cocinarlas. La pasta suele ser un plato agradecido y que a todos nos gusta, por eso vamos con una torta de fideos chinos, son distintos, pero están muy buenos.

Necesitamos: fideos chinos, en mi caso yo compré dos paquetes de 250 gramos cada uno, unas setas, unos champiñones, un par de dientes de ajo,  aceite, agua, sal y salsa de soja. No os voy a engañar, tenía unos restos de solomillo que estaban danzando de un lado a otro y que por más que los ofrecía, a nadie le apetecía comerlos; como me da mucha  pena tirar la comida,  los escogí, les quité todos los pellejitos y los añadía al final, para que no se pasaran.(eran unos solomillos con mostaza y miel, ya subiré la receta) Os diré que tuneados con los fideos chinos nos los hemos comido sin rechistar, e incluso parecía que estaban a propósito en el plato, cuando en realidad se deslizaron sin querer.

Lo primero es preparar los fideos siguiendo las indicaciones del paquete, para ello es importante que os cercioréis a la hora de comprarlo de que la forma de preparación viene en castellano, o eso,  o si sabéis chino, asunto resuelto. En mi caso, el chino que había en el paquete ordenaba poner agua a calentar y, una vez que hierva, añadir los fideos y dejar reposar cuatro minutos justos. Tal cual lo ponía, tal cual lo hice, luego los escurrí y los dejé esperando.

A la par que el agua hierve para los fideos, yo os recomiendo que  limpiéis las setas y champiñones, cortándolos en tiras. En un Wok o sartén grande, ponemos una gota de aceite a calentar y cuando está listo doramos los ajitos, yo luego los he retirado porque no nos gusta mucho el ajo, pero eso queda a vuestro elección. A continuación,  echamos los champiñones y las setas, dándoles unas vueltecitas. Dejamos que se vayan haciendo y a mitad de camino los regamos con un buen chorretón de salsa de soja. Después de darles unas vueltas ya con la salsa, los probamos por si tuviéramos que añadirle sal, la salsa de soja ya suele tener bastante y, dependiendo del gusto, puede que sea suficiente, si no es así, pues le añadimos la que haga falta. En este momento yo he añadido los pedazos de solomillo cortados, si tenéis unos restos de carne asada o filetes o lo que sea, aprovechad y añadirlos. Los dejamos el tiempo justo de que se calienten y apagamos el fuego.
A estas alturas, nuestros fideos ya están listos y escurridos, necesitamos una sartén grande, la que solemos utilizar para la tortilla será perfecta. Echamos un chorrito de aceite y cuando esté caliente, añadimos los fideos, con la mano los aplastamos un poco porque lo que vamos a hacer es como una tortilla de fideos,  pero sin huevo y sin nada. Los dejamos a fuego lento unos seis o siete minutos por cada lado. Si os da miedo que se quemen, no pasa nada, cogemos un plato, les damos la vuelta como si fuera una tortilla y seguimos (bueno dependiendo de como estén). Pasado ese tiempo nuestros fideos ya deberían de estar acomodados en forma de tortilla, si se resisten, pues con la mano o una cuchara de madera, los vamos acomodando, pero creo que no ocurrirá. Los fideos os pueden quedar más o menos crujientes, depende de vuestro gusto, en función de ello los dejamos más o menos tiempo en la sartén. No los revolvemos, solo les damos la vuelta cuando nos parezca, como si de una tortilla se tratara.
Cuando ya tenemos todo, no queda más que montar el plato. Una fuente,  le damos  la vuelta a la torta de fideos en ella y ponemos por encima las setas con su salsa. Listo para servir, espero que os guste.

Aunque en la foto no lo parece, los fideos están como una torta, torta. Es un plato sencillo, rápido y que está bueno.