martes, 3 de marzo de 2015

Verduras con pescado

Hoy otro plato sencillo, perfecto para un plato único, completo y rico. 

Necesitamos: brécol, zanahorias, patatas, pescado y mayonesa. Yo he comprado unas rodajas de abadejo, es un pescado que me encanta y no siempre se encuentra. Bueno, pues  manos a la obra.
Primero lavamos la brécol o brócoli (lo busqué en el Diccionario de la RAE porque cada uno le llama como le da la gana),  pelamos  y cortamos las zanahorias en rodajas no muy gruesas de un centímetro más o menos. Las verduras las he cocido al vapor en la thermomix, juntas pero no revueltas, las zanahorias abajo,(son más duras) y la brécol por arriba, creo que ha tardado unos cuarenta minutos. Esto se puede hacer de cualquier manera, cocción tradicional o en la olla rápida, pero cuidando de que queden un poquito duras.
Mientras se hacen las verduras, pelamos las patatas, las lavamos y cortamos en rodajas no muy gruesas (yo he puesto tres patatas medianas). En una tartera grandecita las ponemos con agua y sal a cocer (los hipertensos que omitan la sal). Cuando ya casí estén listas, colocamos encima las rodajas del pescado y lo dejamos cocer unos dos minutos.
Retiramos del fuego y quitamos el agua. A estas alturas ya debemos de tener listas nuestras verduras al vapor, es más, mientras se cuecen ambas cosas seguro que os ha sobrado tiempo. Bueno, pues nos colocamos cómodamente en un lugar donde tengamos espacio y cogemos una fuente de horno para montar el plato

En el fondo de la fuente un chorrito de aceite de oliva o un poquito del agua de cocer las patatas (más light). Encima, una capa de patatas, la brécol por los bordes, en el centro el pescado y encima las zanahorias. Falta la decoración.  En casa nos comimos unos bueyes (de mar por supuesto) y me sobraron los cuerpos con los corales, pues bien, hice una mayonesa y la dividí en dos, (para los perezosos, vale de bote, pero eso sí, decid que es casera, después de gratinada nadie se entera y os dais un poco de mérito). Bueno, pues lo dicho, en la mitad de la mayonesa añadí los corales del animal (al que por supuesto le hicimos un entierro precioso) y me quedó una estupenda mayonesa con "aroma de mar" (suena fino). La otro mitad tal cual la dejé de su color  y sabor original. Bueno pues ponemos la mayonesa por encima de todo y lo metemos al horno a gratinar, sin que se queme, entre cinco y diez minutos. Si el plato lo habéis preparado antes, aprovechad el gratinado para calentarlo. 
Ha quedado bueno y alimenticio, lo de bueno lo digo porque mis hijas que siempre protestan cuando hay pescado, se lo han comido sin rechistar e incluso han dicho que estaba bien, lo cual ya es un éxito. Para premiarlas mañana haremos otra vez pescado.