viernes, 10 de abril de 2015

Ensalada de col, zanahoria y manzana.



Como tampoco es cuestión de coger Kilos, hoy toca una ensalada. En mi casa tenemos la costumbre de comer la col o repollo siempre cocinada, pero os diré que cruda también está buenísima y creo que no sienta tan pesada como cocinada. Es además una verdura que tiene un gran poder antioxidante y muchas cosas más que hay que consultar en la enciclopedia porque no me acuerdo

El plato es sencillo, pero si os ocurre como a mí, que nos falta técnica o instrumental quirúrgico, os llevará un rato el corte de todos los ingredientes, no obstante vale la pena.

Necesitamos: un repollo o col tierna, siete zanahorias y cuatro manzanas golden. Aquí hago precisiones: de la col solo utilizamos las partes tiernas, el nervio duro, lo desechamos. Las zanahorias las he comprado en el mercado de ramillete, de las que comía Bugs Bunny porque son mucho más tiernas  y sabrosas. Las manzanas que he utilizado son las golden, pero con otras,  que os guste más su sabor, seguro que también está buena. Necesitamos también mayonesa (puede ser baja en calorías), mostaza, yogurt natural, sal, vinagre de manzana y un chorrito de aceite.

Lo primero escoger y lavar las hojas del repollo que veamos más tiernas. Secamos y que se esperen, ya llegará el tiempo de cortar. Pelamos las zanahorias y las lavamos y también las ponemos con el repollo a esperar juntos. Las manzanas las lavamos y las pelamos. Si os pasa como a mi, que no tenemos mucha práctica en esto de cortar en juliana, os recomiendo que no peléis las manzanas hasta el final en que ya tenemos todo cortado, para evitar que se oxiden y se pongan feas. Yo corte el repollo y las zanahorias, calculando a ojo que hubiera la misma cantidad de uno que de otro. Fui colocando todo en una ensaladera grande. Cuando esto lo tenía listo me dediqué a la manzana y a medida que la iba cortando, la mezclaba con el repollo y la zanahoria en la ensaladera para que no se oscureciera. La cantidad de manzana, mi ojo me decía que era más o menos la misma que de los otros ingredientes. Añadí sal a todo y revolví.

 No os voy a engañar, pero esto de cortar me llevó un rato, yo quería este corte que veis en la foto, si  hubiera utilizado un pelador y puesto todo en lonchas finas, hubiera acabado antes, osea que cada cual se apañe como pueda y quiera.

Tres días más tarde......cuando ya tenía todo cortado (esto es broma, no tardé tanto) cogí un bol y puse cuatro cucharadas de mayonesa, dos de mostaza, dos de vinagre de manzana, un chorrito muy  pequeño de aceite (que podemos omitir)  y un par de yogures naturales,  lo mezcle todo muy bien y lo añadí a la ensalada. Rico, rico.

Os dire, que si sobra, tendremos una cena de lujo, un buen perrito caliente y por encima de la salchica, la ensalada. Aunque esto no es de dieta creo, pero estaba muy bueno.