lunes, 20 de abril de 2015

Menestra de primavera.

Esta receta de menestra la hacía mi madre con frecuencia, en aquella época es cierto que había que pelearse conmigo para que me comiera las verduras, pero pasados los años, la recuerdo como un plato buenísimo, por eso me he decidido a hacerla.

Necesitamos: 1 kilo de tirabeques, 1 kilo de guisantes frescos, un manojo de zanahorias, dos lechugas muy grandes, patatas nuevas de asar, una cebolla, huevos, aceite y sal.

Lo primero sentarnos cómodamente para escoger las verduras, empezamos por desgranar los guisantes. A continuación, escoger los tirabeques, quitarles las puntas y  los hilos. Pelar las zanahorias  y lavar todo junto con la lechuga. Con esta última,  no seamos cutres porque una vez cocida se queda en nada.
Las patatas, las pelamos y  las doramos un poco en la sartén o en la freidora.

En la olla a presión ponemos primero las zanahorias, encima los tirabeques, los huevos limpios, la lechuga ya lavada y cortada y encima los guisantes y  las patatas ya doradas..
En una sartén ponemos a calentar un fondo de aceite mientras pelamos la cebolla y la cortamos. La dejamos pochar un poco y la añadimos por encima de nuestras verduras que ya están colocadas y esperando en la olla a presión. Si en casa no les gusta la cebolla, la dejamos entera o en dos pedazos, para que se pueda separar. Ponemos una taza de agua, porque la lechuga una vez cocida soltará mucho líquido,   y la sal que nos parezca necesaria. Tapamos la olla y dejamos hacer unos siete minutos, pasado el tiempo, tendremos una deliciosa menestra de verduras.
Aunque tenemos la costumbre de comer la lechuga siempre cruda, cocinada, os diré que está estupenda, no se si es la mezcla de las hortalizas o los recuerdos que me trae este plato, pero estaba muy bueno y nos gustó a todos, incluso a los que no tenían los recuerdos. El plato es sencillo y el único inconveniente es el tiempo que nos lleva escoger y lavar las verduras, pero también se puede aprovechar el tiempo que estamos delante de la tele y, en familia, para poner a todos a la tarea.