lunes, 6 de abril de 2015

Milhojas de calabaza.


Tenia una preciosa calabaza y no quería hacer lo de siempre, crema de calabaza. Espere hasta las doce a ver si se convertía en carroza o en un coche, pero como nada de eso ocurrió, me puse a pensar que hacer con ella, estaba tan bonita, que hasta daba pena cortarla, pero valió la pena.

Necesitamos: una hermosa calabaza como la de cenicienta, un rulo de queso de cabra, una lata de anchoas que sean buenas, una bolsita de surimi (palitos de cangrejo deshechos), una poca salsa mayonesa, una tarrina de nata, sal y pimienta.


Lo primero cortamos la calabaza en rodajas y la pelamos. Escogemos las rodajas que nos han quedado mejor hechas, y el resto lo cortamos en trozos menudos. Ponemos todo a cocer en agua con sal, colocando las rodajas bien hechas encima y al fuego. A los 30 minutos ( pinchamos la calabaza no vaya a ser que tengamos que hacer la crema, porque el tiempo de cocción va a depender del grosor con que la hayamos cortado, las mías de 1cm. mas o menos, pero no las medí)), retiramos las rodajas con las que vamos a hacer las milhojas y las ponemos a escurrir. El resto lo dejamos cocer un rato mas si no esta blando,  porque vamos a hacer una crema. Cuando este blandita la escurrimos bien.

Podemos ir encendiendo el horno a 180 grados para que coja temperatura.

Las preciosas rodajas de la milhojas las secamos con papel de cocina si hace falta (sueltan mucha agua) y las pasamos por la sartén con unas gotas de aceite.
Preparamos todos los ingredientes y cogemos una fuente de horno, untamos el fondo con aceite. Colocamos una rodaja de calabaza (a las que tenían agujero, se lo he tapado con un trozo de los que reservé para la crema) y encima una loncha gruesa de queso de cabra, una anchoa y unos palitos de cangrejo, tapamos con otra rodaja de calabaza y ponemos una buena cucharada de mayonesa encima. Así con todas hasta que acabamos. Metemos la fuente al horno, en la parte de arriba y ponemos el gratinador a tope. En cuanto la mayonesa está dorada, apagamos y retiramos.

La calabaza que teníamos cocida y escurrida ( bien escurrida), la volvemos a colocar en la olla y le añadimos un chorrito pequeño de nata, una poca pimienta molida y sal si hace falta, lo trituramos todo para que nos quede una crema muy fina y espesa ( por eso, mejor muy poca nata y si hace falta mas, vamos añadiendo, al revés no tiene arreglo).
Ponemos un poco de la crema de calabaza y a su lado las milhojas haciéndole compañía. Este ha sido el primer plato de hoy, hubiera sido mejor una carroza o un coche pero como no pudo ser, nos hemos comido las milhojas y tan contentos.