viernes, 17 de abril de 2015

Pan de nueces y pasas.


Este es una receta estupenda para preparar en el fin de semana, tendremos desayuno para unos días. El pan, una vez hecho, si es que dura lo bastante, lo podemos guardar en una lata y se conserva muy bien.
La receta es sencilla, Necesitamos: 550 gramos de harina de fuerza, 200 ml. de leche entera o desnatada, un sobre de levadura de panadería, una cucharadita de sal, tres cucharadas soperas de miel o azúcar, 70 gramos de mantequilla,  200 gramos de nueces peladas y 100 gramos de pasas sin pepitas. Si no tenemos panificadora, también necesitamos dos huevos.

Si tenemos panificadora, echamos la leche, la miel o azúcar, la sal, la harina y la levadura, todo por este orden. Mi panificadora es la de Lidl y le puse el programa número 5 que es algo así como Expres, tostado oscuro, 750 gramos. Cuando llega al segundo amasado, le añadimos la mantequilla, las nueces y las pasas. Nos vuelve a avisar para retirar las cuchillas de amasar, entonces retiré el pan, le dí una forma bonita y lo volví a colocar en la panificadora para que acabara.

Si no tenemos panificadora, ponemos en un bol grande los huevos y los batimos mucho, añadimos la miel o el azúcar,  cuando está todo bien mezclado, añadimos la harina y la levadura y lo amasamos todo, si es necesario,  vamos añadiendo algo mas de harina hasta que la masa no se nos quede pegada a los dedos. Cuando ya tengamos la masa, añadimos la mantequilla blandita, las pasas y las nueces  y amasamos nuevamente. En el mismo bol, tapamos la masa y  la dejamos reposar  veinte minutos en un lugar en que este calentito. Pasado este tiempo, ponemos el horno a calentar a 180 grados. Cogemos nuestra masa y le damos la forma que nos apetezca. Lo metemos en el horno y aunque el tiempo depende, en 45 minutos o una hora lo deberíamos de tener hecho.
Está buenísimo con una cucharada de miel por encima, o con mermelada o queso de untar.