jueves, 23 de abril de 2015

Pastel de carne.


Este pastel de carne es muy sencillo, está muy bueno y suele resultar muy económico. Nos valen para prepararlo algunas sobras de carne o de pollo (aunque este último es un poco más insípido), de esas que van rondando de la nevera a la mesa y nadie se quiere comer. Yo había preparado ayer unos macarrones con carne y  como tenía ganas del pastel,  ya compré carne picada en abundancia para que me sobrara la suficiente para prepararlo.

Necesitamos: Unas lonchas de jamón serrano o bacon, vale incluso jamón cocido o pavo, aunque no le dan tanta gracia porque resultan más insulsas; también necesitaremos puré de patata, si estamos apuradas, vale de sobre;  si tenemos tiempo, pues lo preparamos nosotros; una bandeja de champiñones, queso rallado o en lonchas,  un par de huevos, la carne picada o sobras de un pollo u otra carne, salsa de tomate, sal y pimienta.

Lo primero es preparar el puré, o bien al estilo tradicional pelando las patatas y cociéndolas con agua y sal o al estilo super rápido, cogemos un par de sobres de puré  y los preparamos, pero reduciendo en medio litro o algo menos la cantidad de líquido, para que nos quede espeso. Una vez tengamos el puré,  que ha de ser espeso,  batimos un par de huevos y los mezclamos.
Si la carne o el pollo, son sobras y ya están cocinadas, pues simplemente es añadirle una buena salsa de tomate casera, que no voy a insistir, pero hay una receta en el blog que está de toma pan y moja. Si es de bote, pues que le vamos a hacer....Mezclamos la carne con la salsa  y esperamos. Si la carne está cruda, pues fácil, la aderezamos al gusto, la pasamos con un poquito de aceite y le añadimos la salsa de tomate. La dejamos hacer unos minutos y apagamos, luego en el  horno ya acabará de cocinarse.
Los champiñones los lavamos, los cortamos en filetes y los salteamos con un poco de aceite en la sartén.
Vamos poniendo a calentar el horno a 200 grados, con ventilador o arriba y abajo si no lo tenemos.

En un molde de plumcake, osea,  el molde rectangular y hondo de toda la vida, ponemos una hoja de papel de horno para que luego sea más fácil desmoldarlo. En el fondo y si queréis por las paredes, empapelamos con las lonchas de jamón, bacon, jamón cocido o lo que se nos antoje. Luego extendemos una capa de puré, una capa de carne, una capa de champiñones y una capa de queso que funda bien. Ponemos por encima otra capa de puré y listo. Sólo queda meterlo al horno unos veinte minutos, tiempo más que suficiente para fregotear toda la cacharrada que hemos ensuciado. Está muy bueno y además de económico es sencillo. Como todo, dependerá del empeño que pongamos en su elaboración; si tenemos una buena salsa de tomate, se notará en el sabor y, lo mismo con el resto de los ingredientes; también os digo que si vamos a velocidad y lo preparamos con puré de sobre y tomate de bote, sigue estando igual de bueno, aunque no igual.

Se puede acompañar de una buena salsa de tomate o una mayonesa o lo dejamos solito que también está rico. De dieta, por más que lo pienso, creo que no es, pero habrá que darse un pequeño respiro de vez en cuando.
Deseo que os guste. Esta foto es del perfil bueno con un champiñón huyendo.