martes, 12 de mayo de 2015

Carne rellena con salsa de aceitunas.






Esta es una de esas recetas que en mi casa les encanta, Nunca la hago dos veces de la misma manera, porque siempre depende de lo que haya comprado o se me ocurra sobre la marcha. En esta ocasión, estaba especialmente buena. Es una cinta de lomo, que Mon, mi carnicero (Carnicería Elia y Eladio en el Mercado Central) me prepara para rellenar yo en casa. Es fácil, está muy buena y la presentación es estupenda.

Necesitamos: una pieza de cinta de lomo que el carnicero nos prepara para rellenar. 200 gramos de jamón serrano cortado en lonchas más bien gruesas, 200 gramos de queso de barra (que funda bien), 2 paquetes de aceitunas sin hueso, una cebolla grande, cuatro zanahorias, un paquete de masa de hojaldre congelada, un huevo y un poco de aceite de oliva.
El lomo, le decimos al carnicero que nos lo corte de forma que nos quede como un periódico, vamos una tira fina y plana.
Lo estiramos y le echamos sal y pimienta. Luego, colocamos las lonchas de jamón serrano por encima de la carne, el queso encima y las aceitunas (un paquete y un poco más, dejando las otras para la salsa). Enrollamos como si estuviéramos reconstruyendo la cinta de lomo y la metemos en una red (el propio carnicero os dará un pedazo). 

Ponemos una cazuela al fuego con un fondo de aceite de oliva y cuando está bien caliente, añadimos la carne, dejando que se dore mucho por todos los flancos, sin descuidar ninguno. Aunque se tueste un poco, no pasa nada, incluso es mejor. Cuando la tenemos bien dorada, añadimos la cebolla pelada y las zanahorias, peladas, lavadas y cortadas. Dejamos dorar todo un poco dándole unas vueltas.  En el microondas calentamos  algo menos de medio litro de agua (si tenemos caldo limpio o de verduras, pues incluso mejor) y cuando hierva lo añadimos sobre la carne y nuestras verduras (que han de estar ya doradas). Dejamos cocer a fuego muy suave, en mi caso, el lomo era bastante grueso y tardó una hora y media. Cuando ya ha pasado la primera hora, más o menos, le añadimos las aceitunas que reservamos del relleno y dejamos que acabe de hacerse. Olerá de muerte y en la cazuela nos irán quedando todos los jugos de la carne, el queso que se funde y algo siempre se escapa, en fín, un espectáculo.

Esto de asar la carne conviene hacerlo el día anterior, así, durante la noche se enfría y nos permite manejarla al día siguiente.

Ponemos a calentar el  horno a 200 grados, con ventilador.
Ahora lo que queda es una tontería. Lo primero quitarle la malla a la carne, con una tijera cortamos por los dos extremos y hacemos como si le quitáramos el vestido del revés. Los restos que suelta al quitarle la red, queso, pedacitos de carne y demás los echamos a la cazuela para la salsa. Colocamos las planchas de hojaldre sobre un papel de cocina y situamos la carne encima. La envolvemos toda con el hojaldre, procurando que se quede bien encerrada. Batimos el huevo, pintamos toda la masa y la pinchamos sin miedo. Si nos sobra hojaldre, le hacemos unos adornos chulos.  Metemos todo al horno y en unos veinte minutos estará hecha, doradita y preciosa.
En la cazuela tenemos nuestras verduras y aceitunas con todos los jugos de la carne, solo queda pasarlos bien con la batidora para que quede un salsa cremosa. La calentamos y la servimos en salsera aparte.
Yo con esta receta, siempre triunfo. La carne está buenísima con el sabor del jamón y el queso y la salsa le da un toque especial. Suele ser un éxito seguro.

Deseo que os guste.