miércoles, 27 de mayo de 2015

Coca de sobrasada.


Esta receta la había hecho ya otra vez y no acababa yo de pillarle el punto, pero como dicen que el que la sigue la consigue, esta vez si creo que me ha salido muy buena, era una cuestión de proporciones y de gustos,  supongo. La verdad es que la coca auténtica lleva manteca de cerdo, por eso que esto es una falsificación; la de verdad de la buena, tampoco suele llevar queso, sino más bien verduras, pero yo hago mis "caldufleos" y si después de probar con los conejillos de indias de mi casa (mi familia) resulta que está bueno y nos gusta,  los comparto. 

Necesitamos: Para la masa: 50 gramos de aceite, 100 gramos de leche, 150 gramos de agua, una cucharadita de sal, 2 nueces de levadura prensada, 500 gramos de  harina y una cucharada de azúcar.
Para el relleno necesitamos: media tarrina de crema de queso, 100 gramos de sobrasada mallorquina y mozarella, yo compré dos bolsitas de esas que viene como una especie de bola o pella, creo que deben de ser unos 200 gramos. 

Lo primero es hacer la masa, si tenemos thermomix o robot de cocina pues muy fácil, ponemos el aceite, la leche, el agua y la sal durante 30 segundos a velocidad 2 y temperatura 40. Pasado el tiempo, añadimos la levadura, la harina y el azúcar, mezclamos unos segundos a velocidad 6 y amasamos un minuto a velocidad espiga. 
Si no tenemos el cacharro, ponemos en un bol el agua, el aceite, la leche y la sal (conviene que no estén fríos, mejor todo templado), batimos bien  y,  mezclamos la levadura, batimos otro poco y, echamos el azúcar y, poco a poco,  vamos añadiendo la harina y amasando con garbo  y salero hasta que nos quede una masa que se nos despega de las manos.
Es el momento del reposo, la dejamos una hora tapada con un paño húmedo y limpio.

Pasado este tiempo, la masa debería de haber doblado su volumen, (bueno, la verdad es que no la medí, pero abultaba mucho más que cuando la masa y yo nos fuimos a reposar), eso significa que somos unos artistas, está muy bien hecha.
Con las medidas que os he dado, yo hice una coca del tamaño de la fuente de horno y me sobró  algo menos de la mitad de la masa. La sobrante, la envolví en papel film, la guardé en la nevera y al día siguiente hice un invento del que mañana subiré la receta.
Vamos poniendo el horno a calentar a 220 grados, con ventilador.

A lo que íbamos, cogemos la masa y la estiramos del tamaño de la fuente, os recomiendo que la dejéis lo más fina posible. La colocamos en la fuente de horno sobre papel de hornear y la metemos durante unos diez, quince minutos, hasta el momento en que vemos que está un poco tostada, morenita nada más. 
La sacamos del  horno y con una lengua,  (la de cocinar, no la nuestra) mientras todavía está caliente, extendemos la mitad del queso crema (estilo philadelphia) por toda la coca. A continuación,hacemos lo mismo con la sobrasada mallorquina. Por encima le colocamos la mozarella cortada y bien repartida y, no tenemos más que, cuando lo vayamos a comer,  hornearla de nuevo unos cinco o como mucho,  diez minutos para que se funda todo. Muy buena y bastante sencilla. 

Deseo que os guste.