sábado, 9 de mayo de 2015

Empanada de grelos y queso de Arzua.



Esta empanada cada vez que la hago en casa es un éxito seguro. La masa está muy buena y el relleno, con grelos, para una gallega de pro, es insuperable. A mi los grelos me gustan de todas las formas, bueno, en bocadillo no los he probado, pero todo llegará. 

Para la masa necesitamos: 150 gramos de aceite templado, 150 gramos de agua, 1 cucharadita de sal y 350 gramos de harina.
Para el relleno, necesitamos: un manojo o mada de grelos, 200 gramos de queso de Arzua, medio litro de leche, dos cucharadas de mantequilla y seis cucharadas soperas rasas de harina. También necesitamos un huevo para pintar la masa.

Vamos a empezar por los grelos, es lo que nos lleva mas tiempo; los escogemos, los lavamos, los cortamos y, los cocemos en agua con sal, entre quince - veinte minutos. Mientras se cuecen, preparamos una bechamel con la mantequilla, que deshacemos en una olla a fuego suave y le añadimos la harina, siempre revolviendo, por supuesto. Templamos la leche y la vamos añadiendo poco a poco sin dejar de revolver, le añadimos sal y dejamos cocer un rato, revolviendo. Hay que tener en cuenta a la hora de salarla que los grelos los hemos cocido con sal, no os paséis. Nos debería de quedar una salsa bastante espesa. Cuando ya tenemos todo bien ligado y sin grumos,   le añadimos el queso cortado en taquitos pequeños y lo separamos del fuego.

Vamos ahora con la masa, se hace en un periquete. Empezamos templando el aceite (templado, no caliente, que nos podamos bañar en el sin escaldarnos)y cuando está, le añadimos el agua (fría), la sal y la harina, amasamos todo hasta que no se pegue la masa y si fuera necesario añadimos un poco más de harina. Esta masa hay que utilizarla una vez que se prepara porque no lleva levadura y, os diré que queda muy buena y crujiente.
Los grelos cocidos los mezclamos con la bechamel y revolvemos bien. Suelen soltar agua pero no importa, la bechamel la hemos hecho bastante espesa. Yo a veces en la bechamel pongo parte de leche y parte de agua de cocer los grelos y está muy buena, además la aligera un poco.
Vamos poniendo el horno a calentar a 200 grados con ventilador.

Dividimos la masa en dos partes, una la estiramos y colocamos en un papel de horno y en una bandeja ( de horno, por supuesto, era por no repetir la palabra, que no se me ocurría ningún sinónimo). Encima ponemos la bechamel con todos los compañeros, la extendemos bien y estiramos la otra mitad de la masa. Colocamos la tapa de la empanada y sellamos los bordes, como más nos guste, haciendo un rollito con las dos partes en el borde o las más habilidosas una filigrana. Batimos el huevo y pintamos bien toda la empanada. La pinchamos con un tenedor para que con el calor pueda respirar el relleno y no se desparrame. Lista, solo queda meterla al horno y vigilarla, en unos veinte minutos o algo menos estará. La podemos comer fría o caliente, sentados o de pie, solos o acompañados, está buenisima de cualquier manera.

Deseo que os guste.