lunes, 18 de mayo de 2015

Guisantes con huevos poché.



Hoy vamos con una receta sencilla, rápida y completa, perfecta para un plato único. Ya tenemos guisantes frescos en el mercado y, vale la pena comprarlos cuando es la temporada, su sabor es estupendo y aunque los congelados o de bote, estén buenos, los frescos ni se comparan. Yo me voy a la tele con una bandeja grande, un cuenco y los guisantes, mientras contemplo la caja boba, desgrano guisantes sin darme cuenta.

Necesitamos: un kilo de guisantes, un pedazo de jamón serrano, un buen chorizo (opcional), huevos frescos, sal y aceite de oliva. También necesitamos hilo de cocina, del de atar la carne y otras cosas.

Lo primero es desgranar los guisantes y pasarles un agua, están dentro de la vaina y se supone que estarán limpios, pero yo suelo darles una ducha rápida.

En una cazuela, ponemos agua  con sal a hervir y cuando lo haga, añadimos los guisantes. Dejamos a fuego lento entre ocho y diez  minutos, depende de como os gusten, mas duros o menos y les volvemos a dar una ducha de agua fría para que queden consistentes, tersos y verdes. Del agua que hemos utilizado para cocer los guisantes, reservamos una poca.

En una sartén ponemos un fondo de aceite, cortamos el jamón y el chorizo y lo freímos. Se lo añadimos por encima a los guisantes.  El agua de cocción que hemos reservado, la calentamos en la sartén y la ponemos también a los guisantes. La cantidad, depende de cada casa, si os gustan caldosos o más secos, en mi casa, todos nos decantamos por los caldosos.

Nos quedan los  huevos poché, que aunque estos son de mentira, están muy buenos, la clara hecha y la yema cremosa. En una taza, ponemos un cuadrado grande de film transparente, cascamos el huevo dentro del film, enrollamos bien procurando que suelte todo el aire y atamos. Repetimos la maniobra con todos los huevos que nos vayamos a comer. Podemos poner dentro del paquete un poco de sal y pimienta,unas hierbas que nos gusten, en fin, a elección de cada uno,
En una olla ponemos agua a hervir y cuando lo haga a borbotones, echamos los paquetes con nuestros huevos, contamos cuatro minutos, los sacamos y sumergimos en agua fría.
Ya  tenemos la comida lista, falta quitar los huevos de sus envoltorios y situarlos estratégicamente encima de los guisantes para que nos quede todo bonito.

Deseo que os guste.