jueves, 28 de mayo de 2015

Rollito de salchicha.



Ayer subí una receta de coca de sobrasada y la masa que preparé, era demasiada, por eso os recomendé guardarla. Yo la mía la envolví en papel film, la guardé en la nevera y al día siguiente preparé estos rollitos de salchicha, que estaban muy buenos y se hacen en pocos minutos.

Necesitamos: la masa que  nos ha sobrado de la coca. La receta de la masa está en el blog (coca de sobrasada), pero si no la habéis hecho y  lo único que queréis es preparar los rollitos, con la mitad de las cantidades os llegará. Necesitamos también unas salchichas, las que os gusten pero preferiblemente un poco gordas, que no estén con la operación bikini; salsa de tomate, mejor la que preparamos en casa, nos bastará con unas cuatro cucharadas; salsa mayonesa, igual que el tomate y, será suficiente con unas cuatro cucharadas. Queso en lonchas, con unas seis o siete será suficiente; Un  huevo para luego pintar la masa y que nos quede más chula.
Lo primero es extender la masa  y formar un rectángulo, cuanto más fina, mejor. El rectángulo lo dividimos en dos (tiene que darnos para envolver en cada uno de ellos dos o tres salchichas. 
Cogemos el primer rectángulo, lo untamos de tomate y mayonesa por encima, colocamos  dos o tres salchichas una junto a la otra, así -------como las rayas. Colocamos encima unas lonchas de queso dobladas a la mitad y enrollamos con la masa, tapándolo todo muy bien. Hacemos lo mismo con el otro rectángulo de masa.
Si os encontráis con ánimo, en lugar de hacer un rollo grande con dos o tres salchichas, se pueden hacer individuales, con una salchicha cada uno, pero yo opté por el camino más rápido. 

Encendemos el horno para que se vaya calentando, a 220 grados y con ventilador.

En una fuente de horno, colocamos un papel de hornear y con mucho cuidado situamos encima nuestros super rollos de salchichas,  con mucho cuidado para que no se  rompan. Batimos el huevo y pintamos nuestro obra de arte, los pinchamos con un tenedor para que con el calor no nos reviente la masa por ningún sitio y, solo queda meterlos al horno unos quince minutos más o menos. Hay que servirlos calientes. Es un plato sencillo y económico para aprovechar los restos de masa de la coca, pero queda presentable y bueno. 

Deseo que os guste.