lunes, 29 de junio de 2015

Lasaña de verduras.



El otro día preparé esta lasaña de verduras, algo más ligera que la de siempre y resultó bastante bien. Lleva algo de tiempo por aquello de preparar la bechamel y saltear las verduras, pero nos llegó para la comida de dos días y, el trabajo quedó suficientemente compensado. 

Necesitamos: pasta de lasaña, la mejor la fresca y si no la encontramos, nos vale la otra, una bandeja de setas, un calabacín grande, una berenjena, un par de zanahorias, doscientos gramos de mozzarella, un bote de tomate natural triturado y medio litro de bechamel (que podemos hacer o comprar hecha).

Lo primero lavar todas las verduras y pelar las zanahorias. La berenjena y el calabacín, lo cortaremos en rodajas muy finas y, mientras nos dedicamos a las otras verduras, ponemos las rodajas de berenjena en un cuenco grande con agua y bastante sal, para que suelte ese amargor que tiene. Las zanahorias las cortamos con el pela patatas en lascas muy finas. El bote de tomate natural, lo abrimos y le añadimos un chorrito de aceite de oliva, sal y si es necesario, una cucharada de azúcar.

La bechamel: 500 gramos de leche, 50 gramos de mantequilla, 50 gramos de harina, nuez moscada y sal. Derretimos mantequilla, añadimos harina, revolvemos. Templamos la leche y la vamos añadiendo poco a poco a la mantequilla con la harina, ponemos sal y nuez moscada. Revolvemos continuamente durante unos diez, quince minutos y suficiente, en el horno terminará de hacerse.

Cogemos una sartén y con un fondo de aceite, salteamos las rodajas de calabacín, añadimos sal y, cuando les hayamos echo un vuelta y vuelta, las separamos a un plato. En la misma sartén, salteamos las setas y lo mismo, sal, un vuelta y vuelta y a un plato. Las berenjenas, las escurrimos, las pasamos por agua fría y las salteamos en la sartén con un poquito de sal. Estas necesitan un poco más que un vuelta y vuelta, pero con dos o tres minutos, será suficiente. Ya tenemos todas las verduras preparadas, solo falta montar la lasaña.
Ponemos a calentar el horno a 200 grados. 

En la fuente de horno, ponemos una capa de bechamel al fondo, encima las placas de lasaña y comenzamos poniendo una capa de calabacín y, a continuación otra de tomate natural triturado y una capa de zanahoria cruda. Encima, otra capa de lasaña y  una capa de bechamel sobre las placas. Ponemos otra capa de verduras, berenjena,  tomate natural, setas y una capa de mozzarella. Acabamos poniendo una capa de placas de lasaña y encima la bechamel que nos queda. Tapamos todo con papel de aluminio y lo metemos en el horno, que bajamos a 180 grados unos veinte- veinticinco minutos. 

Deseo que os guste.