viernes, 5 de junio de 2015

Tomates rellenos con gelatina de albahaca.







La verdad es que los tomates y otras verduras están para comérselos, cuando es la temporada su sabor es estupendo. Parece además que hoy tiene ganas de salir el sol y apetece comer otro tipo de platos, más frescos y ligeros.

Necesitamos: unos hermosos tomates más o menos del mismo tamaño, un paquete de palitos de cangrejo, una buena lata de anchoas, gelatina neutra, una tarrina de crema de queso, mayonesa, albahaca y aceite de oliva.

Lo primero es lavar los tomates y cortarles la parte de arriba. A continuación con el utensilio de vaciar las patatas (sino lo tenemos vale también una cucharilla), los vaciamos y vamos poniendo la pulpa en un colador porque suelta muchísima agua. Con la mano del mortero la vamos aplastando para que suelte toda el liquido.
Si estamos inspiradas y, yo hay veces que lo estoy, con el jugo que han soltado los tomates, preparamos una gelatina de albahaca para acompañarlos. En el mismo cuenco donde tenemos el liquido, añadimos una cucharadita de albahaca y medio sobre de gelatina neutra, lo batimos bien y lo dejamos reposar el tiempo justo de calentar dos cucharadas soperas de aceite. Echamos el aceite sobre el liquido y lo repartimos en una cubitera o en unos moldes bonitos. Acto seguido, al congelador.
Si no os encontráis inspirados, rellenamos los tomates y nos saltamos este paso.

La pulpa del tomate, la mezclamos con la  tarrina de queso, la lata de anchoas cortadas menudas, los palitos de cangrejo desmenuzados y con tres cucharadas generosas  de mayonesa y, revolvemos todo bien.
Rellenamos los tomates y los dejamos en la nevera hasta que los vayamos a comer. Es un plato sencillo, que se prepara rápido y, que con unos buenos tomates, esta de muerte.
Solo nos queda presentarlos y, para ello los colocamos en una fuente y desmoldamos la gelatina, adornando todo con unas hojas de albahaca o de perejil. Si la gelatina se resiste, la podemos despegar del molde con el filo del cuchillo o bien sumergirla unos segundos en agua templada. La mía que se ve en la foto no estaba cuajada del todo, no le di tiempo.

Deseo que os guste y que paséis todos un estupendo fin de semana.