viernes, 31 de julio de 2015

Garbanzos gratinados.



Esta receta la hice ayer por primera vez. Tiene la versión abreviada, para cuando vamos pillados de tiempo, que es la que hice yo, y versión extensa, cociendo garbanzos, preparando la salsa de tomate, etc.
Ahora, con el buen tiempo, huimos de los platos de cuchara y comemos menos legumbres. Estos garbanzos, nos permiten comer legumbres sin sudar la gota gorda. La preparación, de risa y el resultado, bueno.

Necesitamos, para la versión abreviada, 2 botes de garbanzos cocidos, un bote de tomate frito y un bote de mayonesa.

Vamos encendiendo el horno, gratinador y 250 grados, así acabamos en un periquete.

Lo primero, quitar los garbanzos del bote y pegarles una buena ducha de agua fría hasta que dejen de soltar esa horrorosa espuma que traen. A continuación, los ponemos en una fuente de horno y echamos por encima el bote de tomate frito y lo mezclamos todo bien. Lo suyo sería mezclar los garbanzos con el tomate en un cacharro y luego colocarlos en la fuente, pero se supone que esta receta es rápida, así que vamos a lo fácil. Luego, sólo hemos de poner una capa de mayonesa por encima y gratinarlos al horno unos minutos, hasta que está dorada la mayonesa. 

Los garbanzos quedan templados y con la mayonesa gratinada, están muy buenos. Lo mejor del plato, además de estar rico, es que se prepara y está listo para comer, en unos diez minutos. 

Deseo que os guste.