miércoles, 15 de julio de 2015

Helado de cereza.


Estoy con mi heladera como una niña con zapatos nuevos. La cocina es como el laboratorio y en este caso, mi familia, los conejillos de indias. Estoy experimentando con los helados y el otro día,  preparé este de cereza que está francamente bueno. En casa, es el que más les ha gustado de todos los que he hecho hasta la fecha. Normalmente las cosas con sabor a cereza tienen un toque artificial, como a colorante o algo parecido, pero este helado no, quedo suave y cremoso. Lo único un poco latoso, fue pelar las cerezas, me quedaron las uñas tintadas de rojo y tuve la mala suerte de ir al médico ese mismo día. Cuando me pidió que le enseñara los dedos, se me quedó cara de haba, tenía las uñas con un aspecto horroroso y no se trataba de ponerme a dar explicaciones, debió de pensar que me dedicaba a pisar uvas, pero con las manos.

Necesitamos: 600 gramos de cerezas sin hueso bien maduras, 350 gramos de azúcar, un limón y medio litro de nata para montar, yo la compré baja en grasa. 

Lo más trabajoso, quitar el hueso a las cerezas. Las que están muy maduras, haciendo un corte con la punta de un cuchillo arriba, se deshuesan bastante bien, pero aún así, hay alguna que se resiste. Una vez tengamos todas las cerezas deshuesadas, las ponemos en un cazo, añadimos el azúcar y el limón bien pelado y sin pepitas. Ponemos todo al fuego y dejamos que cueza unos veinte minutos, revolviendo con frecuencia para evitar que se pegue. Debe quedarnos como una mermelada. Si está muy espeso, añadimos un poco de agua; si está muy suelto, dejamos cocer un rato más para que se evapore el líquido. Cuando pase el tiempo, batimos todo con la batidora y dejamos enfríar.
La nata, bien fría, la montamos y la mezclamos con la mermelada que ya habrá enfríado. Ponemos en un recipiente tapado y al congelador unas cinco o seis horas.

Si tenemos thermomix, todo al vaso, temperatura 90, velocidad 2, 20 minutos. Igual que si lo hiciéramos en un cazo al fuego, si nos ha quedado muy espeso, añadimos un poco de agua y si al contrario, si está muy suelto, ponemos unos minutos a temperatura varoma y velocidad 2 para que espese. Apagamos y dejamos que se enfríe todo en el mismo vaso. Cuando ya está frío, añadimos la nata y batimos todo dos o tres  minutos a velocidad cuatro. Ponemos todo en un recipiente tapado y al congelador unas cinco o seis horas. 

Si tenemos heladera, la crema (mermelada y nata montada) la vamos añadiendo poco a poco en la heladera y la dejamos que trabaje unos cuarenta y cinco minutos. Después igual, a un recipiente tapado y al congelador unas horas.  

Deseo que os guste.