martes, 14 de julio de 2015

Rollos de huevo rellenos.



Vaya tiempo estupendo que está haciendo en Galicia, estamos todavía con la boca abierta, muchos días seguidos con sol, parece increíble, incluso, parece posible planificar ir a la playa al día siguiente sin riesgo de que llueva, esto del cambio climático..... Con la que está cayendo, parece que no apetecen comidas demasiado contundentes sino más bien, algo ligero y fresco. Ayer preparé estas tortillas, bueno, mezcla de tortilla francesa y crep, que rellené con atún, queso y pepinillos. Están buenas e incluso, en un recipiente de plástico, son una estupenda comida para llevar a la playa. No lleva mucho tiempo hacerlas y acompañadas de una ensalada de tomates, son un plato completo. Por cierto, los tomates me los regaló mi tía Elena, y estaban para comer y babear, los cultiva ella misma sin pesticidas ni gaitas y los recoge cuando están maduros, son una auténtica delicia. Bueno, el de la foto tiene un color precioso, rojo intenso y, del sabor, no tengo palabras. 

Necesitamos: cuatro huevos, dos cucharadas soperas colmadas de  harina, un vaso de leche, sal  y pimienta. Para el relleno: una lata grande de atún (bien escurrida por aquello de la caloría indeseable), una cucharada sopera de crema de queso, dos cucharadas soperas de mayonesa, cinco o seis pimientos del piquillo y cuatro o cinco pepinillos en vinagre o unas alcaparras si os gustan más.

La elaboración, no puede ser más sencilla. Ponemos en el vaso de la batidora todos los ingredientes de la tortilla y batimos para que se mezclen bien y no queden grumos. A continuación, pintamos una sartén con un poco de aceite de oliva y vamos haciendo tortillas, ni demasiado gordas, ni demasiado finas. 

El relleno, tampoco tiene ninguna complicación. Lo primero escurrir bien el atún y desmigarlo en un cuenco. Después cortar en pedazos pequeños los pepinillos y  los pimientos del piquillo y añadirlos al atún. Poner la cucharada de crema de queso y las de mayonesa y mezclar todo bien. 

Para montarlo podemos optar o bien por hacer tortillas individuales que vamos rellenando y enrollando, o bien por poner todas las tortillas superpuestas, unas al lado de las otras, rellenar todo y hacer un rollo grande que, luego podemos cortar en rebanadas. Para mí, la más sencilla es la primera opción. Os animo a probarlas, están muy buenas y podemos dejar volar la imaginación a la hora de preparar el relleno:  aprovechando unos restos de ensaladilla rusa, con palitos de cangrejo, piña y salsa rosa, con salmón ahumado y tomate, etc....
Disfrutemos del sol que, despistado, se ha quedado en esta tierra y disfrutad también de estas ricas tortillas o como las queráis llamar.

Deseo que os guste.