jueves, 16 de julio de 2015

Tarta de piña.


Hoy es el día del Carmen y, en un pueblo marinero como el nuestro, no debe haber muchas familias en las que no haya una Santa que celebre. En la mía hay tres Carmen, repartidas en tres generaciones, madre, hija y abuela. Para todas ellas, dedico esta tarta que haremos en un periquete.

Esta es otra de esas recetas fáciles y que siempre te dejan quedar bien. La presentación es muy buena, aunque mis fotos como siempre, no dicen gran cosa. Es muy sencilla y se tarda unos cuarenta minutos, contando el tiempo de horneado. Está buena caliente, recién sacada del horno y mucho mejor  fría.

Necesitamos: una lata grande de piña, un bote o bolsa de cerezas rojas, 3 huevos, 100 gramos de harina, 200 gramos de azúcar,  25 gramos de mantequilla, 1 cucharadita y media de levadura y un pellizco de sal.

Vamos poniendo el horno a calentar a 180 grados.

A continuación, derretimos la mantequilla unos segundos en el microondas. Cogemos el molde que vayamos a emplear y echamos la mantequilla derretida y tres cucharadas soperas del azúcar. Lo mezclamos bien y colocamos encima las rodajas de piña con una cereza en el centro. Hay que esmerarse un poco, después será la presentación que nos quedará una vez que la desmoldemos.

En el vaso de la batidora mezclamos el resto del azúcar, la harina, los huevos, la levadura, el pellizco de sal y la mitad del almíbar de la lata de piña. Una vez esté todo bien batido, lo echamos por encima de las rodajas de piña sin descolocarlas y al horno unos treinta minutos más o menos.

Pasado este tiempo, la dejamos templar un poco. Luego, con la punta de un cuchillo la despegamos de los bordes y le damos vuelta.

Deseo que os guste y que todas las Carmen tengan un feliz día.