miércoles, 12 de agosto de 2015

Bica gallega.



Este bizcocho gallego es perfecto para los desayunos. Estos días tengo a mi familia querida en casa y he preparado este bizcocho con todo mi cariño. El nombre, no se de donde viene, pero me recuerda a beso, que espero que sea con lo que me recompensen los míos, una vez que la prueben. 
La preparación es sencilla, únicamente tarda algo en el horno, pero ponemos el reloj, que para eso está y, mientras, tenemos un tiempo precioso para una charla tranquila.
La receta me la dio una amiga de mi madre, que se llama Pachula, y la felicitaré, porque el resultado es estupendo. Una miga compacta y rica y la corteza crujiente, muy buena.

Necesitamos: cuatro huevos normales, no tienen que ser de brontosaurio ni XL ni nada, de gallina y tamaño corriente; una taza de azúcar; 250 gramos de mantequilla derretida ( un minuto al micro, potencia media, y lista), una taza, la misma de antes, de leche entera; tres tazas de harina y un sobre de levadura. 

En el mismo orden que están los ingredientes, los vamos batiendo en un cuenco grande o en el robot de cocina. Primero los huevos, los batimos muy requetebien y añadimos el azúcar;  repetimos: batimos muy bien y.... añadimos el siguiente de la lista, la mantequilla derretida; más de lo mismo, batidora y echamos la leche, más batidora y ponemos la harina con la levadura. Batimos todo muy bien y a otra cosa, mariposa. 
Cogemos un molde cuadrado o rectangular y lo forramos con papel de horno. Yo lo hice en un molde de plum cake, por aquello de que fue el primero que se puso a tiro. Echamos la masa y espolvoreamos con azúcar por encima. 
No, no me olvidé de calentar el horno, metemos el molde con la masa en el horno frío, a media altura y programamos a 180 grados, con calor arriba y abajo. El mío,, por culpa del molde de plum cake, tardó más de una hora en hacerse. En un molde cuadrado o rectangular, mejor repartida la masa, en una hora debería de estar. No debemos abrir el horno mientras se hace, pero si tenemos duda, al final, abrimos un poco y pinchamos con una aguja. La aguja ha de salir limpia y la corteza debe de estar tostada y abierta, como en la foto.

El olor cuando horneamos la bica, excelente, y el desayuno, viendo el mar y de vacaciones con las personas que quieres, un éxtasis.

Deseo que os guste.