lunes, 21 de septiembre de 2015

Cena temática, salmón ahumado.



Para empezar la semana con buen pie, os propongo pegaros una cena homenaje,así, porque  sí, porque seguro que nos lo merecemos; si pensamos un poco nos sobrarán motivos  y si no,  los encontramos, siempre podemos hacerla para celebrar el triunfo del cinco veces campeón de triatlón ferrolano, Javier Gómez Noya,  o el de la selección de baloncesto, motivos, sin buscar mucho, siempre sobran.  Tenía un paquete de salmón ahumado, que me encanta, y preparé estas variaciones sobre el tema. Todo me gustó, especialmente los rollitos de salmón y caviar. Después de un día de trabajo, bien nos merecemos una cena rica con la que vegetar y desconectar delante de la tele.

Necesitamos: un  paquete de salmón ahumado;  una lata de sucedáneo de caviar  y no tiene duda de que vale caviar de verdad, aunque yo en ese caso prefiero tomarlo solo; queso mascarpone; mayonesa; queso cremoso; tomates cherry; queso de tetilla o otro queso cremoso; albahaca; pan integral y pan de molde sin corteza, limón o vinagre de Módena  y aceite. Creo que no me dejo nada.

Empezaremos por los rollitos de salmón, caviar y mascarpone. Os diré que en los supermercados grandes hay un pan de molde sin corteza, con unas rebanadas rectangulares y más grandes de lo normal, que ya son especiales para hacer los rollos. Si no las tenemos o no las encontramos, a una rebanada normal, le pasamos el rodillo de amasar y la aplastamos. Es conveniente tener un paño de cocina húmedo para que el rollo no se nos desmigue. Si además de húmedo, el paño de cocina está limpio, sería mucho mejor. La pasta es sencilla. mezclamos en un cuenco un par de lonchas de salmón ahumado cortado menudo, una cucharada sopera de queso mascarpone (vale también crema de queso de siempre), una cucharada sopera de mayonesa y medio bote de sucedáneo de caviar. Mezclamos todo bien y probamos. Cada uno  puede añadir más de un ingrediente o de otro según su gusto, yo prefiero que estén más o menos equilibradas las proporciones.
Ponemos la rebanada de pan sobre el paño húmedo y la untamos con la mezcla, la enrollamos ayudándonos del paño y listo.
Los tomates cherry los lavamos y secamos. Cortamos el queso de tetilla en tacos pequeños y lo mezclamos, añadimos unos trozos de salmón ahumado y aderezamos todo con unas hojas de albahaca fresca picada, aceite de oliva y si os gusta, unas gotas de limón o vinagre de módena. Con éste último queda además más bonito.
En cuanto a los sandwich de salmón, son una tontería pero estaban ricos. Los preparé con pan integral, unté una rebanada con crema de queso, añadí un poco de perejil picado y una loncha de salmón. Luego los corté para que quedaran chiquitines y más presentables.

El plato temático de salmón, con un buen vino, o una cerveza o una sidra, es el  homenaje perfecto que debemos de rendirnos después de un día de trabajo. Feliz semana.

Deseo que os guste.