martes, 15 de septiembre de 2015

Flan de coco.


Esta es una receta sencilla, de esas que siempre suelen salir bien y que tenemos aparcadas en la memoria, hasta que un día nos acordamos y la preparamos de nuevo. Para estos días grises y tristes del norte, este flan con coco nos alegrará un poco el ánimo.  

Necesitamos: media docena de huevos; un bote pequeño de leche condensada; medio litro de leche entera; 150 gramos de coco. Para el caramelo nos hace falta una cucharada de agua y seis cucharadas soperas de azúcar. 

Lo primero es preparar el caramelo, yo suelo prepararlo en la misma flanera en que luego voy a preparar el flan. Este paso no tiene secretos: azúcar y el agua, fuego fuerte y revolver. Lo único importante es que no se queme. Cuando comienza a tener un tono dorado, apagamos el fuego y lo distribuimos por todo el molde.

Ponemos el horno a calentar a 275 grados. Yo suelo poner dentro la fuente con agua donde voy a colocar la flanera para que se vaya calentando.

En el vaso de la batidora o robot de cocina ponemos la leche, los huevos y la leche condensada. Batimos todo bien y añadimos el coco rallado. Batimos de nuevo, pero con pocas ganas y,  listo. 
Solo nos queda echar la mezcla en la flanera, taparla con su tapa si la tiene y sino, pues poner papel albal, bien colocado para que no pueda entrar el agua. A continuación, ponemos la flanera en el cacharro con agua que ya tenemos en el horno.

Ahora empieza el lio de los tiempos. Yo en la receta tenía un tiempo de 45 minutos en que debería de estar el flan, sin embargo en mi horno actual en treinta y cinco minutos, ya estaba en perfecto estado de revista. Para no correr riesgos, lo mejor programar 30 minutos y cuando suene la campana, pinchamos y comprobamos como está.  Aunque luego tengamos que vigilar, habremos tenido 30 minutos de paz.

Deseo que os guste.