viernes, 18 de septiembre de 2015

Paquetitos de jamón, queso y cereza.



Llega el fin de semana y toca descansar, si además de no trabajar, deja de llover, será un fin de semana perfecto.  Estos paquetes de pasta brick, se hacen en un periquete, lleva poco tiempo, es algo parecido a envolver los regalos de cumpleaños, con la diferencia de que estos, nos los comemos y están muy buenos. El relleno no es que sea muy sofisticado ni complicado, son ingredientes que solemos tener en casa. En cuanto a la pasta brick, en los grandes supermercados la tienen en rollos, como los del papel pintado y la vamos cortando y haciendo nuestros paquetitos, sin moñas ni adornos. 

Necesitamos: un rollo de pasta brik; ciento cincuenta gramos de jamón serrano aproximadamente; ciento cincuenta gramos de queso cremoso; un bote de mermelada de cereza y aceite de oliva para pintar. 

El horno lo ponemos a calentar a 225 grados.

Hacemos tiritas con el jamón serrano o cortamos las lonchas a la mitad. Cortamos también el queso. 
Desenrollamos la pasta brick a medida que vamos haciendo los paquetes, en contacto con el aire, se seca pronto y es más difícil de manejar. Colocamos un rectángulo de pasta, encima el jamón, el queso y una cucharilla de postre de mermelada. Cerramos el paquete, doblándolo como más nos guste.  


Repetimos la  misma operación hasta que acabemos los ingredientes o nos cansemos de hacer  paquetitos o veamos que son suficientes para todos. Yo preparé tres por cabeza, se trataba de un aperitivo, no de una comida. Con un pincel y aceite de oliva, pintamos la masa y los vamos colocando en una fuente de horno cubierta con papel de  horno. Cuando estén todos pintados, al horno durante unos diez minutos aproximadamente. Se hace muy rápido, por tanto habrá que echar un vistazo de vez en cuando no sea que se nos quemen y nos quedemos sin plumas y cacareando.
Si nos sobra pasta, la envolveremos bien en film transparente dentro de la nevera para otra ocasión.

Deseo que os guste.