martes, 1 de septiembre de 2015

Trenza de cabello de ángel y manzana.



Como todo lo bueno, las vacaciones no pueden durar toda la vida. Es  hora de enfrentarse al nuevo curso y lo mejor, hacerlo con ganas y algo dulce y sencillo. Comienzan los horarios, las prisas y la vida ordenada. Espero que hayáis disfrutado del tiempo de vacaciones. Para mí lo mejor, no tener horario y disfrutar de cada día con calma, a otro ritmo. He empezado la mañana y el nuevo año, con la batería llena, contenta de reincorporarme al trabajo y deseando que este curso que comienza, venga lleno de cosas buenas. A todos los que me leéis, aunque sea un poquito y de vez en cuando, os deseo lo mejor y, no nos desanimemos, es una suerte tener trabajo y además, vacaciones, habrá más.
Vamos a lo nuestro, algo dulce y muy facilito.


Necesitamos: cinco manzanas golden, un bote de cabello de ángel, unas pasas sin pepitas, un placa de hojaldre congelado o refrigerado, un huevo y una cucharada de mantequilla o margarina.

Lo primero, descongelar el hojaldre o sacarlo de la nevera si es refrigerado. Nos armamos de pelapatatas o cuchillo, a gusto de cada uno y, pelamos las manzanas. Luego las cortamos en gajos, retiramos el corazón y hacemos lonchas finas. Estoy pensando que esto de cortarlas en gajos, no tiene porque ser así, cada uno las corte como le dé la real gana, pero en lonchas delgadas. En una sartén grande, deshacemos la cucharada de mantequilla o margarina y, añadimos las manzanas cortadas finas. A fuego lento, dejamos que se vayan pochando, hasta que queden blanditas. Si es necesario, añadimos un poco de agua, pero solo si lo necesitan. Esto nos llevará aproximadamente unos quince, veinte minutos, pero no es para tanto, podemos hacer otras cosas mientras ya que solo habrá que darle unas vueltas de vez en cuando. Como a mi me gusta especialmente el dulce, casi al final, le añadí un par de cucharadas soperas de azúcar, rasas, eso si. Cada uno que pruebe y decida según su gusto, pero yo diría que al menos una no le viene nada mal.

Es el momento perfecto para encender el horno, calor arriba y abajo, 200 grados.

La plancha de hojaldre, la estiramos sobre papel de horno. Como somos listas, imaginamos el hojaldre dividido en tres porciones y en la del medio,  colocamos una capa fina del cabello de ángel. Encima del cabello, ponemos la manzana pochada. Encima colocamos unas pasas, bien repartidas. Ahora nos queda hacer la trenza. En la entrada de trenza de manzana, pasas y melocotón, tenemos todas las explicaciones para hacer el peinado correctamente. También os diré que me gusta mucho más esta, con el cabello de ángel y la manzana. Batimos el huevo. Pincel en ristre, pintamos la trenza y, una vez pintada y en perfecto estado de revista, la metemos al horno unos diez o quince minutos.
Cuando ya haya adquirido un bronceado uniforme y bonito, apagamos y la dejamos templar un poco antes de comerla. Os puedo asegurar que está buena templada o fría, de cualquier manera.

Deseo que os guste.