miércoles, 28 de octubre de 2015

Bizcocho sorpresa



Como me gusta el dulce, este bizcocho lo copié de una foto que me enseñó mi hija, aunque con algunas variantes.  Tiene una presencia vistosa y distinta y de sabor, estupendo, es una receta para repetir.

Necesitamos: para el brazo de gitano: 4 huevos; 130 gramos de azúcar; 170 gramos de  harina; dos cucharaditas de levadura en polvo. Para el relleno: dos tabletas de chocolate negro o con leche o lo que más os guste;  250 gramos de nata líquida;  una lata de melocotón en almíbar y un bote de mermelada de frutos del bosque o de lo que os apetezca.

Empezamos con el bizcocho y,  como lo haremos muy rápido, vamos poniendo el horno a calentar a 180 grados con ventilador. En un bol grande o robot de cocina, batimos los huevos (que no estén fríos) con el azúcar hasta que estén cremosos y esponjosos, muchísimo rato. A continuación, añadimos la harina,  la levadura y un pellizco de sal y mezclamos con la espátula, haciendo movimientos envolventes para que no se nos baje la mezcla.

Cubrimos la fuente de horno con papel de hornear y repartimos la mezcla, procurando que nos quede de un grosor de medio centímetro aproximadamente. Lo metemos al  horno y,  en unos diez, quince minutos tendremos listo el bizcocho. Cogemos un paño blanco limpio y lo pasamos por agua, lo escurrimos bien y, en cuanto saquemos el bizcocho del horno, lo enrollamos en el paño húmedo y lo dejamos reposar. 
En un bol,  ponemos el chocolate troceado con la nata. Lo metemos al microondas un minuto, sacamos y revolvemos, Repetimos la operación hasta que el chocolate se derrita y lo tengamos todo bien mezclado. Hay que ir poniendo poco tiempo de cada vez, no vaya a ser que por querer acabar antes, se nos queme el chocolate. 
Desenrollamos el bizcocho y lo untamos con el bote de mermelada, procurando que quede bien repartido. Lo enrollamos con cuidado y lo colocamos sobre una tabla. Ahora, es imprescindible un buen cuchillo que corte bien. Vamos haciendo rebanadas de medio centímetro con el brazo de gitano. En un bol mediano, las vamos colocando de forma que lo vaya cubriendo todo. Más o menos como se ve en la foto de abajo. A continuación abrimos la lata de  melocotón en almíbar y con el líquido, vamos bañando el bizcocho. Las mitades de melocotón las colocamos en el medio, procurando que queden bien repartidas. Yo las puse enteras, pero quizás quedarían mejor  troceándolo y colocando los pedazos. 


Cuando ya tenemos el puzzle hecho, solo nos queda repartir el chocolate por encima y a la nevera hasta el día siguiente. 




 Para desmoldarlo, pasé el filo de un cuchillo entre el bol y el bizcocho y se desmoldó sin problema. Estaba muy bueno.

Deseo que os guste.