jueves, 15 de octubre de 2015

Salmón al vapor.



Después de unos cuantos días sin publicar, hoy vuelvo a mi querido blog, No es que estuviera de vacaciones, ya me gustaría a  mi. Tenía un tema, con plazo, que requería toda mi atención. La verdad es que era un asunto bonito, de esos que requieren tiempo y  estudio. Cuando preparo un pleito, requiero máxima concentración, Disfruto estudiándolo y buscando los cinco pies al gato. En cierto modo es como cocinar, hace falta ganas, concentración y trabajo. Cuando encuentras  los fundamentos necesarios para entender que estás en lo cierto, tienes que prepararlos, elaborarlos con sencillez y claridad para que un Juez, vea en tus razonamientos la lógica y la razón que tu has creído ver. Preparas, cocinas y luego presentas. Como estos días no estaba yo para mucho fogón, he preparado este plato, sencillo, ligero y rápido. 



Necesitamos: unas buenas rodajas de salmón fresco; un puerro tierno; unas zanahorias; sal y pimienta. Tanbién papel de plata (ya me entendéis, es por aquello de no poner marcas), para hacer los lindos paquetes.

Los ingredientes son todos fáciles de encontrar y a buen precio. El salmón, es además un pescado sano aunque algo graso, por eso no le he puesto ni una gota de aceite. 
Lo he preparado al vapor. 
Este año, no se a vosotros, pero las últimas patatas gallegas que he comprado, pasan de la alegría al llanto en un suspiro. Las pongo a cocer y están duras como piedras, pero a los cinco segundos, tenemos miga de patata. Por este motivo, las he cortado finas y las he puesto a hacer al vapor con el pescado, Tuve suerte y quedarón enteras,  la mayoría.

Vamos con la preparación:  Cogemos un pedazo grande de papel de plata y colocamos la rodaja de salmón, lavada y limpia. Ponemos sal  y pimienta. 
Pelamos y lavamos las zanahorias y limpiamos el puerro, que también lavamos,  higiene ante todo,
Cortamos el puerro en rodajas lo  más finas posibles y colocamos encina del salmón unas cuantas.
Con la zanahoria, hacemos tiras finas con el pelador de patatas y las colocamos encima del puerro. 
Cerramos el paquete, bien cerrado. Hacemos lo mismo con las demás rodajas de salmón.

Yo tengo la thermomix que tiene un accesorio para cocinar al vapor,  y ahí lo he preparado. En la parte de abajo,  he puesto agua y los restos de puerro y zanahoria que me habían sobrado. Trituré todo bien y temperatura varoma, velocidad 4, unos veinte minutos después de que el agua echara humo como el botafumeiro de la catedral de Santiago. Debajo de los paquetes de pescado, puse unas rodajas de patata cortadas finas que espolvoreé con un poco de sal.

Una comida sana, rápida, económica y ligera que me permitió trabajar sin que me entrara la  modorra de siesta que es habitual después de comer.

Deseo que os guste.