lunes, 5 de octubre de 2015

Ensalada de lentejas caviar con langostinos y vinagreta de tomate.



Este fin de semana toco hacer experimentos. El otro día en "El gato lambón "(una tienda nueva con un montón de cosas normales como habas, garbanzos, lentejas, tes, especies y algunas exóticas, todas a granel) vi estas lentejas caviar y me decidí a probarlas. No estaban nada mal, aunque creo que les faltó un toque crujiente, unas hojas de lechuga o espinacas, aún así, valió la pena el resultado.

Necesitamos: lentejas caviar (con unos doscientos gramos más que suficiente, salvo que seáis una tropa); una tacita pequeña de arroz salvaje; una cebolla;  un par de clavos; un par de hojas de laurel; medio kilo de langostinos;  un vaso de aceite;  un tomate grande maduro; una cucharadita de semillas de mostaza;  vinagre de manzana y sal.


Las lentejas no hace falta ponerlas a remojo. Yo les pegué una pequeña ducha bajo el agua fría y las puse en una cazuela con la cebolla pelada y entera, los clavos, las hojas de laurel y agua, la suficiente para que las cubra y una poca más de propina. Ponemos todo al fuego en frío y las dejamos cocer unos veinticinco minutos más o menos. Las escurrimos y les volvemos a dar una ducha para que queden firmes y no sigan cociendo con el calor que conservan. 

A la par que se cuecen las lentejas, cocemos los langostinos en agua con sal. Los refrescamos, una vez cocidos, bajo el chorro de agua fría y los pelamos. Del agua de cocerlos, reservamos un vaso pequeño para la vinagreta. 

El arroz lo cocí en agua con un chorro de aceite y sal, tarda más de veinte minutos porque es bastante más duro que el arroz que utilizamos habitualmente. Hay que ir probando hasta que esté en su punto, pero no menos de treinta minutos.

Mientras todo se cuece pelamos el tomate, si se resiste, lo escaldamos un minuto en agua hirviendo. En el vaso de la batidora mezclamos el tomate, las semillas de mostaza, el vaso de aceite, el agua de cocer los langostinos colada (medio vasito pequeño), un buen chorretón de vinagre (aproximadamente la tercera parte del vaso de aceite) y sal. Batimos todo bien. 
Yo creo que le iría muy bien unas hojas de lechuga cortada en juliana, aunque no se las puse, pero le daría un toque crujiente que pienso que alegraría el plato.
Ponemos una capa de arroz, encima las lentejas caviar, los langostinos cortados o enteros, como más os guste y regamos con la vinagreta. 

Como a alguno de mi casa no le gusta el tomate, preparé otra salsa muy tonta. Mezclé un vaso de aceite de oliva virgen con una cucharadita de pimienta verde molida y una cucharadita de cúrcuma, lo batí bien y lo serví para acompañar la ensalada. Quedó con un toque más exótico y también buena. 


Deseo que os guste.