miércoles, 18 de noviembre de 2015

Crepes de champiñones.






He mirado en el diccionario panhispánico de dudas y el plural de crep es crepes, aunque suene raro.
Este crep, bueno este y algunos más, los preparé el otro día para la comida, tuvieron un éxito total. La bechamel de champiñones, la preparé a bulto (mucha cantidad)  y además de acompañarla con los crepes, con la que sobró al día siguiente, preparé un quiche (el diccionario admite su uso en ambos géneros, femenino y masculino), que también estaba bueno. Digo esto porque, una vez de hacer la bechamel y metidos en faena, no cuesta nada preparar una poca más y tendremos un estupendo primer plato para el día siguiente. 

Necesitamos: para los creps: un vaso de agua  hasta los bordes de leche, un vaso de harina (no tan lleno) y un par de cucharadas soperas de maizena, 2 huevos,  2 cucharadas soperas de aceite de oliva, 1 cucharada (de postre) de azúcar y otra de sal, mantequilla o aceite para la sartén.  Si no tenemos maizena, no pasa nada, llenamos bien el vaso de harina y listo.
Para la bechamel de champiñones necesitamos: medio litro de leche; 50 gramos de mantequilla; 60-70 gramos de harina;  una cebolla pequeña; una bandeja de champiñones; nuez moscada y sal. 
Para rellenar los crepes, además de la bechamel, podemos poner: queso en lonchas cremosos; queso rallado suave y una bandeja de champiñones salteados.

Yo empecé por preparar la bechamel. En una cazuela, ponemos  la mantequilla y un chorro de aceite de oliva (lo  mínimo para que no se queme la mantequilla), lo calentamos y  pochamos a fuego suave la cebolla hasta que está transparente. A continuación añadimos la harina, le damos unas vueltas a todo y cuando la pasta está hecha, vamos añadiendo la leche templada y revolviendo. Añadimos sal, nuez moscada rallada y la dejamos cocer, revolviendo, unos quince- veinte minutos hasta que espese, Los champiñones los lavamos, los cortamos menudos y los salteamos en una sartén. Cuando tenemos la bechamel hecha, los añadimos y le pegamos un batido a todo con la batidora (el batido a gusto del consumidor, si nos gustan los tropezones o no).

Si tenemos thermomix o robot de cocina, ponemos la mantequilla con el chorro de aceite y programamos temperatura 90, 1 minutos, velocidad 1. Pasado este tiempo,  echamos la cebolla y dejamos a temperatura 90, velocidad 2,  unos dos minutos. A continuación añadimos los champiñones lavados y secos. Dejamos todo a velocidad 2, temperatura 90, 5 minutos. Al finalizar el tiempo, echamos la harina. la leche, la nuez moscada y la sal y programamos 7 minutos, temperatura 90, velocidad 4. Cuando suene el aparato, ya tendremos echa la bechamel. 
Si nos queda muy suelta, un truco es disolver una cucharada de maizena (o la que haga falta) en un fondo de leche e ir añadiéndola poco a poco (con el  fuego encendido,  por supuesto) y revolviendo hasta que nos quede como queremos. 



Yo compré dos bandejas de champiñones y con la que me quedaba, los lavé, los corté menudos y los salteé en la sartén con un fondo de aceite para acompañara a los creps.
Compré también un paquete de queso rallado  y puse en un plato queso cremoso en lonchas y queso fuerte (para que nadie protestara).



Para hacer los crepes, ponemos todos los ingredientes sin orden ni concierto en el vaso de la batidora y batimos hasta que no tenga ningún grumo. Luego, una sartén que no pegue, un pincel de silicona y un poco de aceite de oliva en un cuenco. 
Ponemos la sartén al fuego, pintamos de aceite y cuando está caliente, echamos un cucharón de masa. Como en el circo, con una mano echamos la masa y con la otra vamos repartiendo el líquido para que cubra todo el fondo de la sartén (es más fácil hacerlo que explicarlo). Yo procuro que no salgan muy gruesos, están mas buenos. Con el primero probamos y los siguientes seguro que ya salen perfectos.
Estos son los crepes.




Si os ha sobrado bechamel y queso rallado, guardarlo todo, mañana subiré la receta del quiché. 

Deseo que os guste.