martes, 17 de noviembre de 2015

Ensalada de queso y pasas.



En este veranillo inesperado que estamos disfrutando en el norte de España, hay que aprovechar para comer una ensalada, al ver el sol y la luz,  parece que apetece. La típica ensalada de lechuga y tomate, con o sin cebolla, está buena, pero hay que variar. Esta es una alternativa a la de siempre, fácil (la compré ya lavada) y con un sabor diferente.

Necesitamos: una bolsa de ensalada ya lavada, de esas que traen un mezcladillo de lechuga, espinacas y demás hierbas; una lata de puntas de espárragos; 100 gramos de pasas sin pepitas; una manzana verde; 200 gramos de queso fresco; 100 gramos de queso curado (un poco menos si no os gusta el sabor fuerte de este tipo de quesos; crema de vinagre de vino al Pedro Ximenez (el nombre es algo complicado, pero el sabor....una delicia); aceite de oliva y .....creo que no me olvido de nada, bueno, voluntad y ganas, como para todas las cosas.

Lavamos las verduritas (yo al menos siempre les paso un agua, me parece que las refresca e hidrata después de haber estado en la bolsa encerradas), las colocamos en un cacharro bonito, el que más nos guste y nos armamos con un buen cuchillo. 
Cortamos el queso fresco en dados y lo colocamos por encima. El queso curado lo cortamos en lonchas lo más finas posibles y lo repartimos por encima. Los espárragos, los escurrimos y los cortamos a la mitad o los ponemos enteros. Pelamos la manzana y la cortamos en dados para que les haga compañía al resto. Ponemos por encima las pasas bien repartidas y regamos todo con un buen chorretón de crema de vinagre de vino de Pedro Ximenez (complicado el nombre, pero estupendo el sabor) que además de estar buenísimo, le da una presentación estupenda. Yo el aceite nunca lo pongo con la ensalada porque cada uno se lo puede poner al gusto,  además, si nos sobra, en la nevera, tapada con papel de aluminio o transparente y sin aliñar, estará perfecta al día siguiente.

Deseo que os guste.