miércoles, 11 de noviembre de 2015

Lomo a la cerveza.




La cinta de lomo es una carne muy económica y además en la tele dicen que es carne blanca. Yo compré una cinta de lomo de un cerdo que había comido castañas y está francamente buena. Supongo que aunque el animal haya comido castañas, la carne seguirá siendo de esos alimentos que la OMS no recomienda pero, de algo hay que morir.

Necesitamos: cuatro cucharadas de harina; sal y pimienta; aceite de oliva; una lata de cerveza: una cucharada de mostaza; una cucharada de mantequilla; 200 ml de mata líquida y lo más importante, la cinta de lomo. 

Encendemos el horno a 200 con ventilador. 

Mientras el horno se calienta, cogemos una fuente plana o un plato llano, y  ponemos tres cucharadas de harina mezclada con la sal y la pimienta;  rebozamos el lomo por todas partes. En la fuente de horno donde lo vayamos a preparar, echamos un chorretón de aceite, ponemos el lomo y lo rebozamos en el aceite. Si el horno ya está caliente, lo metemos tal cual lo tenemos. El tiempo de asarlo es estimado, pero en el horno de mi casa, me llevó 25 minutos y estaba en su punto clavado, perfectamente hecho pero no seco.

En un cuenco mezclamos la cucharada de mostaza con un poco de cerveza y mezclamos. Una vez está todo bien incorporado, vamos añadiendo poco a poco más cerveza. Si habéis comprado una lata, yo solo añadiría la mitad. La otra mitad, si luego la salsa queda demasiado espesa, siempre estaremos a tiempo de añadirla.

Mientras el lomo se asa el solito, cogemos una sartén  y derretimos la mantequilla a fuego suave, añadimos la cucharada de harina que nos queda y la doramos. Cuando está dorada, vamos añadiendo la nata líquida. Revolvemos todo bien y añadimos a continuación, la mezcla de mostaza y cerveza. Dejamos que hierva unos dos o tres minutos y apagamos.

El lomo lo podemos dejar preparado del día anterior y cortarlo en frío para evitar que se nos deshaga. De esta manera, si no nos ha quedado en el punto deseado, siempre podemos calentarlo con la salsa hasta que esté perfecto. Si el punto es correcto, no nos queda más que pegarle un calentón a la salsa y servirlo. El fondo de la fuente donde asé el lomo, lo puse en otra salsera y así serví un lomo a dos salsas, para que cada uno elija la que mas le guste. 

Deseo que os guste.