martes, 3 de noviembre de 2015

Potaje de mi casa.



Este es el potaje que mi madre hacía en casa y por el que tanto protestábamos. Ahora lo hago yo y el turno de protestas, les toca a otros. Es un plato completo, verdura, legumbre y cereales; cuando llega el frío apetece llegar a casa y tomar algo caliente; con este potaje, tendremos asegurado un primer plato para un par de días. 

Necesitamos: una taza de garbanzos; otra de habas; un hueso de jamón; un par de chorizos;  una taza pequeña de arroz; tres patatas medianas; una taza de macarrones; un repollo pequeño y  una bolsa de espinacas. 

El día anterior tendremos que poner a remojo pitipojo los garbanzos y las habas, por separado, que luego cada una tiene sus manías a la hora de cocerse. 
Al día siguiente, pondremos una olla grande al fuego con nuestro hueso de jamón y las habas (todo en frío), cuando el agua empiece a hervir, le echamos un poco de agua fría para romper el hervor. Con la espumadera vamos retirando la espuma blanca. Cuando vuelva a hervir todo con ganas, añadimos los garbanzos y dejamos que cueza a fuego medio o lento. 
Mientras todo se cocina, escogemos el repollo y lo lavamos. Pasamos un agua a las espinacas. Pelamos las patatas y las cortamos como para una tortilla, sin mucho miramiento. 
Cuando las habas y los garbanzos comiencen a estar un poco blandos, añadimos el repollo y lo dejamos que hierva nuevamente. Añadimos entonces las patatas y dejamos que hierva un rato pequeño. Añadimos entonces el arroz y a los pocos minutos los macarrones con los chorizos ( a estos yo les pego unos pequeños picotazos con la punta de un cuchillo para que suelten el jugo). Después de que todo haya cocido unos minutos, cuando ya casi está listo, añadimos las espinacas y probamos de sal. Yo normalmente lo hago bastante soso y luego, pongo el salero en la mesa para que cada uno se sirva a su gusto. La sal en exceso no es buena. 
Tendremos un plato completo y apetitoso que nos ayudará a combatir el frío. 

Deseo que os guste: