viernes, 15 de enero de 2016

Flores de manzana.






Después de este "parón", vuelvo a encontrarme con el blog. Las vacaciones de Navidad han traído muchas sorpresas y regalos, entre otros, esta chaquetilla de cocinero con el nombre y el logo del blog. Me ha encantado, la única pena es que el hábito no haga al cocinero, porque sino, sería todo coser y cantar. Retomar mis recetas, no podía ser de otra forma que con una "larpeirada", rica y fácil como estas flores de manzana, que en realidad son una tarta de manzana, pero con otro traje. 

Necesitamos: una plancha de hojaldre, congelado o refrigerado;  Dos manzanas grandes y ricas: azúcar, con unas cinco o seis cucharadas soperas será más que suficiente, es más, creo que sobran, pero en esto, queda a gusto del consumidor; una cucharadita de canela; una cucharada sopera de mantequilla, generosa. Un molde de magdalenas y un pincel son los utensilios. 

El hojaldre lo dejamos templar o descongelar, según como lo hayamos elegido, siguiendo las instrucciones del paquete. Una vez listo, lo desenrollamos y si es muy grueso, lo estiramos un poco con el rodillo. Luego lo cortamos en tiras de unos cinco centímetros o cuatro dedos gordos de ancho (nueva medida internacional). 
La cucharada de mantequilla la ponemos en un bol y la derretimos unos segundos en el microondas. A las manzanas, después de lavarlas bien,  les quitamos el corazón y las cortamos en dos mitades. Luego, hacemos gajos finos que vamos colocando en un bol. Los espolvoreamos de azúcar y les salpicamos con agua y los ponemos cuatro minutos al microondas para que se ablanden y podamos doblarlas sin problema.

Este es el momento perfecto para ir calentando el horno a 180-185 grados y coger un molde de magdalenas que pintaremos o untaremos a dedo con aceite o margarina o con mantequilla.
Continuando con el pintado y para obtener ya el master, pintamos  con la mantequilla derretida, pincel en ristre, las tiras de hojaldre y luego,  las espolvoreamos con azúcar (si tenemos glas, perfecto y si no tenemos, vale azúcar normal) y también con canela (esta última a vuestro gusto la cantidad). Sacamos la manzana del micro y vamos colocando en la mitad superior de la tira de hojaldre, los gajos de manzana bien alineados y en formación. Doblamos la parte de abajo sobre la manzana (como se ve en la foto, en la fila de arriba) y luego la vamos enrollando. En mi caso, como me parecian unos florones muy grandes, a mitad del proceso de enrollado, cortaba y de cada tira, saqué dos hermosas flores. Colocamos cada flor en un agujero del molde y metemos al horno. 




Pasados 22 minutos exactos en mi horno, saqué esta preciosidad de pastelitos que están muy buenos. El tiempo de horneado nunca es exacto, lo mejor es vigilar una vez pasados quince minutos. En cuanto a los pasteles, los dejamos templar y los desmoldamos antes de que estén fríos de todo. El azúcar que inevitablemente sale por fuera, se carameliza y luego nos costará mas. Los espolvoreamos con azúcar glas y listos para comer. La presentación es estupenda y el sabor también. si os gusta la tarta de manzana, os encantarán los pasteles. 


Deseo que os guste.