lunes, 22 de febrero de 2016

Lentejas con garbanzos y pasas.






En mi casa somos unos grandes aficionados a las legumbres de todo tipo y la verdad, aunque están muy buenas las lentejas de siempre, de vez en cuando hay que variar, no solo por probar cosas nuevas sino también, porque en otro caso no tendría recetas para subir al blog. Los experimentos, los hago en casa y con la familia, así todo queda entre nosotros. Si está malo, nos lo comemos en silencio y con cara de poker y. si está bueno, me echan alguna que otra flor, son unos comensales muy agradecidos y resignados, no suelen protestar.
Buscando por el inmenso mundo de internet recetas de lentejas, encontré una que creo que era, lentejas al estilo indio o algo parecido. No puedo recordar donde ni cuando la vi, pero hice mi adaptación con lo que tenía en casa y quedó bien. El sabor es completamente distinto, algo dulce, pero bueno. En esta ocasión, compré lenteja verdina.

Necesitamos: lentejas (la cantidad que acostumbréis o un poco  menos); un bote de garbanzos cocidos; 100 gramos de pasas sin pepitas; tomate natural y vale, o bien un par de tomates grandes pelados o medio bote de tomate natural triturado; una cebolla grande;  comino, canela y sal. Una taza de arroz, sal y aceite para preparar un arroz en blanco que las acompañe. 

En una cazuela ponemos las lentejas, la cebolla pelada y agua suficiente para que lo cubra todo y un poco más de propina. Echamos sal  y ponemos a cocer. Cuando las lentejas ya está casi blandas, apagamos. Si nos ha sobrado mucho líquido, le quitamos una parte. 
Lavamos debajo del grifo los garbanzos de bote. La cebolla cocida, la pasamos por la batidora con un poco del líquido de cocer las lentejas y el tomate.
Volvemos a poner la cazuela al fuego y le añadimos el batido de cebolla y demás y los garbanzos. Dejamos que comience a hervir y le echamos una cucharadita pequeña de cominos y otra de canela. Esto de las especies, es un poco personal y particular, lo  mejor es echar un poco, oler y probar e, ir añadiendo según nuestro gusto. Cuando todo hierva ( a fuego lento), añadimos las pasas y dejamos un par de minutos. 
Aparte, preparamos un arroz blanco . Dos medidas de agua por cada una de arroz y un poco de propina, un chorretón de aceite de oliva y sal. Ponemos a hervir a fuego fuerte y, cuando lo haga, añadimos el arroz. Dejamos que cueza a fuego suave y siempre destapado entre quince - veinte minutos, dependiendo del tipo de arroz. Luego tapamos y dejamos reposar unos diez minutos mas.

El plato queda precioso si ponemos un flan de arroz y luego las lentejas. El sabor, completamente distinto, pero valió la pena probar. 

Deseo que os guste.